southern
bay
Alberto

Good design
is a good business.

Branding

La esencia, encontrar y destacar el valor diferenciador, es la disciplina que aúna los procesos de investigación, estrategia y diseño.

Diseño de producto

Crear soluciones funcionales, estéticas y escalables con una orientación de negocio. Sin depender de grandes equipos e inversiones en desarrollo gracias a la tecnología no-code.

Proyectos conceptuales de arte y diseño

Ayudar a los artistas y creativos a conceptualizar, comunicar y desarrollar sus obras. Contribuyendo a impulsar y crear nuevas experiencias para su marca.

IDEAS
NECESIDADES
DEFINIDAS
IDEAS
NECESIDADES
DEFINIDAS
INVESTIGACIÓN
ENTENDIMIENTO
ESTRATEGIA
SÍNTESIS
DEFINICIÓN
CONCEPTUALIZACIÓN
.
PRODUCCIÓN

El proceso se convierte en un túnel de exposición para las ideas, el objetivo inicial es identificar un problema existente o una necesidad, y canalizarlas a través de un proceso iterativo que pretende obtener una solución formal a un problema funcional.

La plantilla de Notion me permite modular y compartir con el cliente todas las fases y herramientas del proceso, facilitando el entendimiento y el desarrollo del proyecto.

Me gusta entender el proceso como un instrumento adaptativo y evolutivo, utilizar los recursos realmente necesarios e implementar lo aprendido en sucesivos. El objetivo es crear un marco de trabajo ágil y funcional, coherente a los recursos y la dimensión del proyecto.

Gran parte de la propuesta de valor y los resultados de diseño son intangibles, lo que puede llegar a hacer que no tenga una comprensión global.

Una aproximación inicial al problema con el cliente nos acerca al entendimiento formal de nuestro trabajo y sus posibilidades.

Es una fase inmersiva y de divergencia que tiene como objetivo extraer toda la información necesaria para construir el proyecto.

La clave principal es delimitar correctamente el problema y exponer las conclusiones con el cliente para alinear desde el inicio el trabajo real que se necesita.

Comienza así la base estratégica y de investigación sobre la que se va a definir el proyecto.

Es una fase de síntesis y de convergencia, el objetivo es convertir los insights y hallazgos de la fase de investigación y la estrategia de negocio en requisitos formales y tangibles para el desarrollo de producto.

Esta fase implica concreción; dar sentido a los datos, restar complejidad y otorgar prioridad.

Se genera la narrativa que articula el proyecto y se focaliza en una solución que otorga valor.

Comienza aquí el ejercicio de materialización de la propuesta de valor que se ha creado en las fases previas.

Irá de lo más abstracto y global a lo más concreto, una línea continua sería: wireframing → prototipado → diseño, que otorga el acabado visual.

Se pueden generar las primeras iteraciones y el prototipado permite hacer los primeros tests de usuario.

La fase de desarrollo y diseño front-end son los últimos pasos del proceso de creación del producto.

El desarrollo se ejecuta de manera ágil, escalable y con reducción de costes mediante tecnología no-code, o a través de desarrolladores externos si las necesidades o complejidad del proyecto lo requiere.

La entrega final va acompañada de la documentación y la formación necesaria para que el cliente sea autónomo y exista un correcto mantenimiento.

Incluye una fase de medición para obtener datos y métricas del comportamiento del producto.